"Cuando pronuncias, piensas, intuyes o escribes "Jesús", te quitas de un tirón a los demonios de encima". Para comprender bien esto, te recomendamos leer (y ver el vídeo):




"Nuestra búsqueda de la verdad es constante, por etapas, y el inconformismo e imperfección humanos nos deja cerca de una realidad: lo que hoy damos por bueno, tal vez mañana lo eliminemos, de este sitio y de nuestros principios"

Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sri Lanka, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam...


COLABORACIÓN MUTUA

Podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.

Filosofía es incertidumbre



    Filosofía es jugar, y esto es lo que nos mueve a adentrarnos en esta osadía puntual. También hay más. Es cultura filosófica, historia de la filosofía, teorías, biografías de filósofos, y toda la parafernalia que lo sigue. A saber, estudios universitarios, asignaturas, conferencias, profesorado de filosofía, mercancías relacionadas con el tema, o sea libros, etc. Luego, está el juicio individual de cada ser pensante, pero ya en otra dimensión aparte de la filosofía. Filosofía es incertidumbre porque, a fin de cuentas, es el arte de argumentar "la verdad" de las cosas (todo serían cosas, incluido el ser humano: la cosa del pensar, del sentir, del intuir, etc.). Si tenemos en cuenta que donde un filósofo dice blanco otro dice negro, podríamos pensar que también es "el arte de la duda". Si alguien que nunca leyó nada de filosofía comienza a instruirse en el mundo de los argumentos y teorías filosóficas, es posible que acabe por preguntarse: ¿Qué es Dios?, ¿qué el amor?; ¿qué la intuición?, ¿y la amistad?, ¿y el rencor?, y un largo etcétera: la envidia, la ira, el mundo, el alma, la inteligencia, etc. Entonces tendrá la oportunidad de elegir (para responderse con "verdades"), a Pitágoras, Platón, Aristóteles, Séneca, Tomás de Aquino, Ockham, Tomás Moro, Hobbes, Descartes, Leibniz, Kant, Hegel, Schopenauer, Nietzsche, Heidegger... Cuando los haya leído "a todos", y a muchos intermediarios o interpretadores de aquéllos (con las apreciaciones propias de cada uno: el actor no solo es actor), se quedará con muchas y grandes dudas, lo cual es lógico.

      Sacamos a colación muchas veces argumentaciones y teorías de pensadores porque extraemos de algunos ensayos ideas que nos parecen interesantes para crecer en nuestras tesis. La filosofía nos atrae, pero desde una óptica intuitiva. Acudimos una y otra vez a las fuentes primarias, y a otras. De lo externo (la filosofía teórica) puedes llegar al interior (una sabiduría individual), y así recapacitar: ver algo con otras perspectivas. Pensamos que las "verdades" se intuyen, no se aprehenden al pie de la letra. Recordamos las palabras de un profesor en una clase de Filosofía (no literales): "podéis alcanzar un vasto conocimiento filosófico al estudiar durante años, pero no os enseñaré a pensar". Nuestra idea es que el ser humano posee dos inteligencias (como mínimo, o dos básicas), la racional pura y la intuitiva; y sin ésta nadie podrá enseñarnos a pensar. Podremos, con una buena capacidad retentiva y esfuerzo, memorizar, "sacar nota", etc., en un "saber de cantidad"; la otra, o la atesoras, o la descubres en un momento dado de tu vida, o lo desaprovechas. Podrás reunir una dilatada información, estudiar carreras universitarias, dar conferencias, escribir libros, etc., pero quizá no logres cavilar por ti mismo. Podrás ser, sí, una verdadera computadora de datos humana, que poco tendrá que envidiar a las sofisticadas carpetas de archivos que son los procesadores. 

      Así pues, tendríamos, además de la filosofía como juego, el "jugar a saber filosofía"; a "conocer teorías filosóficas", a "memorizar términos griegos", a "conocer bibliografías de filósofos", a la "crítica filosófica", etc. Se critica al filósofo "Juan", porque se piensa que no está en lo cierto en el tema "Azul", argumentando a partir de la teoría de "Luis". Nos decantamos por postulados, más o menos racionalistas, equis, criticando otros, pero dentro de los márgenes que separan la razón de la intuición. Después, quedarían las críticas más creativas: se mezcla una hipótesis con sal, pimienta, azafrán, etc., se guisa y se come, aunque se han usado las especias que pueden hallarse en el mercado tradicional, no en otros, ni se ha salido al campo a investigar. Un penúltimo apunte. Hay distintos tipos de filosofía: de la historia, moral, política, del lenguaje, de la naturaleza, religiosa, etc. Ejemplo: palabras recogidas del libro escrito por Éduar Schuré, "Los Grandes Iniciados" (Manakel, 2005), en la introducción (p.10): "hay, según la expresión de Leibniz, una especie de filosofía eterna, 'perennis quaedam philosophia', que constituye el lazo primordial de la ciencia y de la religión y su unidad final". Aquí, Schuré habla de teosofía antigua (Egipto, India, Grecia...), y de matemáticas, psicología, física, medicina, alquimia, astrología, cosmogonía, teúrgia (magia antigua), etc.

      Desde nuestro parecer lúdico, acabamos con más palabras de este  escritor francés (1841-1929): "afirmemos la verdad  sin temor y tan alto como sea posible, echémonos por ella y con ella a la palestra de la acción, y por encima de la batalla confusa, tratemos de penetrar por la meditación y la iniciación individuales, en el templo de las ideas inmutables, para armarnos allí con los principios infrangibles". Bellas letras o juego de jugar a la búsqueda de las verdades ocultas



poessía

Lo que está delante de la cara



    Escribimos este experimento -nos viene a la memoria lo de "experimentos con gaseosa", pero tenemos que reconocer que nos gusta experimentar: jugar, en definitiva- sin reparos. ¿Hay mayor placer en esta vida que retozar? No nos marcamos límites, ni en extensión ni en temas. Tampoco tiene por qué haber relación inmediata entre uno y otro juego (elemento esencial de este ensayo; se hablará sobre variados tipos de juego: comunes, insólitos, etc.). Cada palabra o frase que esté subrayada, significará un juego exacto. Los juegos primordiales se indicarán escritos en negrita.  Nuestra tesis habitual versa sobre la individualidad, que guarda relación estrecha con lo intuitivo en el hombre, y con ello nos dejamos llevar. Todo en la vida es jugar, incluso cuando piensas que no juegas, juegas, al juego de auto convencerte de que no juegas. Este asunto, el de escribir diferentes actuaciones o caretas del ser humano, se dirige hacia lugares, no sabemos cuán lejanos... Antes de seguir dejamos claro que no hay crítica ni explícita ni lo contrario a la hora de analizar ideas y comportamientos ajenos. El propósito principal es el de analizar y reflexionar sobre la naturaleza humana, lo cual no es obstáculo para que, cuando lo creamos conveniente, reprobemos algunos en concreto o según contexto, y con ello también nos critiquemos a nosotros mismos...  

    ¿Llevar colgado de una oreja un arito puede comprenderse como un juego?, ¿el de ofrecer una imagen determinada? En ese caso, todos lo hacemos en variedad sinnúmero, comunicamos un modo de ser, de pensar, de escribir, de leer, de vestir, tratando de fijar una personalidad única, intransferible, pero ocurre que las piezas elegidas para la construcción de nuestro mecano son tomadas del escaparate social. Hay creatividad, pero restringida. Me sirvo (pagando, claro está, en un orbe coercitivo de oferta y demanda) de aros, pantalones, perfumes, camisas, automóviles, estilos literarios cuando escribo o cuando leo (si no estás estudiando, porque entonces no eliges, ya elige el sistema educativo por ti, y el Sistema general por él). El dinero es uno de los dioses adorados, no tanto la moneda, cuanto lo que significa. Un pendiente, con aro, estrella, media luna, perla, etc., forma parte del vestuario personal, del personaje. Así pues, ya tenemos el primer modelo principal: "la máscara". Hay tantas, que no sabemos por dónde empezar. Por ejemplo, "conductor de autobús". Es una actividad laboral como otra cualquiera: la persona, con el tiempo y la costumbre llega a identificarse con la figura que representa; al mismo tiempo es una individualidad o esencia humana. Seguimos en el transporte colectivo y nos fijamos ahora en un pasajero. Puede ser hablador, silencioso, tímido, sonriente, etc., y su tendencia será la de jugar a "lo que es" en el interior del bus, incluso en sus cercanías. Entendido de otro modo: mantendrá la coherencia de comportarse siempre igual, aunque no lo consiga en contadas ocasiones -es posible que en otros ambientes su conducta cambie, y tal vez radicalmente-... Este individuo, que espera en la parada los mismos días de la semana y a las mismas horas, a la vez que es viajero de autocar, es viandante. Quizá se sienta más seguro andando por la acera de las calles que subido en el ómnibus, o viceversa. Dependiendo de ello, puede jugar a unas cosas o a otras. Imaginemos... Dentro del coche tiende a utilizar un (su) teléfono móvil y con ello se distrae; en plena calle practica: "el placer" de "hacer pitos", con las manos extendidas ligeramente, mientras se camina (manía: otra manera de verlo). Dicho esto, entendemos que somos un envoltorio integral, que cuando jugamos, disponemos potencialmente de muchas máscaras, éstas a su vez guardan en su interior capas o sub-máscaras: las usamos en función de estados de ánimo, conscientes o inconscientes; de inquietudes; de coyunturas... Son juegos de improvisación, pues jugar es actuar: la naturalidad de la vida.

      Interpretar es otra guisa de deleite. Se puede hacer con perspectivas académicas. Un profesor suele hacerlo desde su púlpito de maestro. No solo explica los detalles específicos referentes a una materia, sino que juega al juego de mostrar unas directrices de comportamiento social a sus alumnos: interpreta el mundo, porque no solo hay antifaces externos, sino también estéticas intelectuales, ideales propios de la persona (lo que está delante de la cara). Si a un actor le substraes, en el camerino, sus características propias del ser que es, en el escenario se convierte en un autómata. Por tanto, que un educador se muestre personaje e individualidad al unísono es lo deseable. Expondrá en el discurso de cada día diferentes capas o mascarillas: enfrentadas a un auditorio o multitud de caperuzas, atentas y dispuestas a desenmascarar al instructor y toda su complejidad.    

     El título de esta tentativa es: "Vivir es jugar, y si no juegas, mueres". Del mismo modo que la carta del tarot, "la Muerte", no se suele entender como representación literal, tampoco aquí. Es una síntesis metafórica, un circunloquio incluso, una bocanada de aire gélido en un instante imprevisto: una opción en "el juego".  


poessía

TEORÍA ELECTROMAGNÉTICA DEL SOL FRÍO. Isaías Araujo




     Hemos llegado a esta teoría sorprendente (no es la única en este documento, son muchas). No somos de ciencias, sino de letras, pero es tan increíble lo que a continuación se puede leer, que nos ha parecido muy interesante compartirlo. Este sitio está abierto a hipótesis e ideas disidentes y heterodoxas, y ésta sin duda lo es, "Teoría Electromagnética del Sol Frío", desarrollada por el ingeniero salvadoreño Isaías Araujo, quien la explicó, como Delegado de El Salvador, en la "Conferencia Oceanográfica Ibero-Americana", en España, en abril de 1935.

     Habría que tener en cuenta que este científico teoriza e investiga en la primera mitad del siglo XX, y que tal vez algunas de sus especulaciones ya estén resueltas o actualizadas, en el sentido que él proponía. Ni entramos ni salimos en las cuestiones siguientes.



I
ENUMERACION DE LOS PRINCIPALES DESCUBRIMIENTOS NATURALES MENCIONADOS EN ESTE TRABAJO Y DE ALGUNAS HIPOTÉSIS FORMULADAS
1.- El presente trabajo, puesto en cosideración de los hombres de ciencia de todos los países, contiene, en primer lugar, el deseo de acelerar el paso lento de las Ciencias naturales, es decir, la Astronomía, la Geometría del espacio electromágnetico, la Geología, la Física, la Química, el Electromagnetismo, la aviación electromagnética en los espacios interplanetarios, otras ciencias y otros descubrimientos, asi como el desarrollo indistrial; todo los cual hará ver con más amplitud los horizontes comemplados por la Humanidad.
2.- Este trabajo es para mi una convicción, basado en hechos cientificos, experimentos y descubrimientos ya comprobados. Laas hipótesis fomuladas han sido imparciales a mis propósitos, y de ninguna manera descansando sobre intereses personales. No es extraño que algunos errores pudieran existir en este trabajo, el cual es producto experimental y de observaciones efectuadas en quince años; pero las exigencias de aquellas personas que han aceptado esta teoría me han obligado a darla pronto a la publicidad.
Tales hipótesis están escritas en forma de razonamientos afirmativos, abrigados con la seguridad de que tienen comprobación científica por medio de la observación y de la experimentación.
3.- No obstante la deuda de la Humanidad hacia los insignes sabios sir Isaac Newton, el marqués Pedro Simón Laplace y otros, y no obstante mi personal respeto a la memoria de aquellos insignes sabios, me veo obligado a afirmar lo siguiente:
4.- La Ley de Gravitación Universal de Newton y la Teoría de Laplace sobre el origen de la Tierra y del Sistema Solar son inconsistentes o, mejor dicho, son falsas.