Uno de los grandes misterios es conocer la pronunciación exacta de YHWH o HWHY (Dios bíblico): tetragrámaton; consonantes en hebreo, y que significan, según Éxodo 3:14, "YO SOY EL QUE SOY". En este sitio suele aparecer como Yahvé, pero nuevas indagaciones me aproximarán tal vez a Jehová -pronunciación, según Casiodoro de Reina (siglo XVI), de judíos sefardíes de las consonantes referidas-, o a otro quizá similar.

¡Gloria a Jesucristo!

"Nuestra búsqueda de la verdad es constante, por etapas, y el inconformismo e imperfección humanos nos deja cerca de una realidad: lo que hoy damos por bueno, tal vez mañana lo eliminemos, de este sitio y de nuestros principios"

Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Andorra, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Nigeria, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sri Lanka, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam...


COLABORACIÓN MUTUA

Si deseas aportar comentarios e ideas, no dudes en escribirnos: raowl@live.com

Colaboran con nosotros, o han colaborado en los últimos años:Jesús Hidalgo, En la senda del Zahorí, Miguel Rosell Carrillo...


Podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si a temática es disidente (no necesariamente), heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.

Política, justicia, padres e hijos y teatro



A a partir de: Las Avispas, de Aristófanes(1)

       Esta comedia condensa ironía y humor, a partir de símbolos, tropos, proverbios, etc., y deja entrever una crítica del autor al poder establecido. Hay espacio para tópicos, supersticiones, dimensión onírica; para la cita de personajes míticos; para denuncias sociales… Bdelicleón, hijo de Filocleón (personajes principales) insistirá en la situación de esclavitud en que viven los magistrados, personalidades con gran responsabilidad social en la antigua Grecia, pero mal remunerados. Protegerá con astucia y sutil retórica a su padre de los aguijones de las agresivas avispas (jueces y colegas de Filocleón); éste sufre la pasión por los pleitos y está “ciego”, mas su hijo tratará de “abrirle los ojos”. Aquel seguirá con sus juicios, pero en su propia casa. Dividimos el comentario en tres apartados: Política y justicia, Padres e hijos y Teatro. 


Política y justicia.

       Esta obra se inicia con la conversación que mantienen dos sirvientes, Sosias y Xantias, quienes se cuentan el uno al otro lo que han soñado en la noche pasada. Ambos tratan de interpretar los sueños y juegan a las adivinanzas. Como han soñado con animales, deben descodificar los mensajes ocultos: superstición.

       -Sosias: “¿cuál es el animal que arroja su escudo por tierra, por el aire y en el mar?”.

      -Xantias: “es muy mal agüero el de un hombre arrojando su escudo”.

       Tratan de descifrar lo simbólico, pero apuntan alto: hablan de políticos; por ejemplo, de Cleónimo o Alcibíades, p.3. Estos poderosos ejercen dominio sobre  las principales magistraturas - paralelismo, en cierto modo, con la actualidad: los magnates dibujan las políticas a seguir en el planeta; los políticos secundan sus consignas; y el resto de la humanidad vive más o menos esclavizado-. Bdelicleón se lo hace saber a su padre (Filocleón), para que despierte de su sueño:


       -“podíais enriqueceros sin dificultad, si no os dejaseis arrastrar por esos aduladores que están siempre alardeando de amor al pueblo. Tú, que imperas sobre mil ciudades desde la Cerdeña al Ponto, sólo disfrutas del miserable sueldo que te dan, y aún eso te lo pagan poco a poco, gota a gota, como aceite que se exprime de un vellón de lana; en fin, para que no te mueras de hambre”, p.20. 

       La justicia es otro de los asuntos peliagudos, en la antigüedad, hoy y, por supuesto, en la obra. Se puede interpretar como verdadera justicia teórica la que expresa estas palabras del corifeo a Bdelicleón:

       -“¡Cuán sabio era el que dijo!: ‘No juzgues sin haber oído a ambas partes.”, p.20.

       Siguiendo con el asunto de la justicia… Hay otro momento interesante en la comedia, aquel en que el hijo convence al padre para dejar de ser avispa en el avispero judicial y serlo en su propio jardín. Se iniciará una justicia casera. El primer caso a juzgar es singular (El perro y el queso). Se solicita una pena de muerte con cepo. Lében tiene que morir como un perro. Según opiniones, tiene pinta de ladrón. El testigo es otro perro; por cierto, muy ladrador. Filocleón deberá dictar sentencia, luego de todas las pruebas presentadas. Pero… Bdelicleón es un eficiente retórico y equilibra la balanza. El acusado es feroz (ahuyenta los lobos) y valiente. El perro acusador, por el contrario, es envidioso y glotón. El hijo convence, finalmente, al padre, de la inocencia de Lábes. Los jueces se asemejan a las avispas. Son coléricos e intratables a veces. Frecuentan avisperos o diferentes tribunales. Entre ellos hay zánganos, y muchos de estos “saltan” a la política  crítica, más o menos explícita, ironía, etc., es la que deja entrever Aristófanes en muchos momentos-. Algunos son descaradamente explícitos; cantan padre e hijo;

       -Bdelicleón:“Nunca hubo en  Atenas un hombre…”;

       -Filocleón:“Tan canalla y tan ladrón…”;

        -Bdelicleón: “¿Eso piensas contestar desdichado? Te cubrirán de invectivas; Cleón amenaza con destruirte, exterminarte, deportarte.”, p.34.

       El padre se explaya, animado por el vino, después de ciertas torpezas en plena calle, de ciertos atropellos a la gente. Ahora tendrá que ser él juzgado por las avispas, pero ríe insolente:

       -“¡Ja! ¡Ja!, ¿Citarme a juicio! ¡Qué vejeces! ¿No sabéis que ya ni puedo oír hablar de pleitos? ¡Ja! ¡Ja! Ahora tengo otros gustos: tirad las urnas. ¿No os vais? ¿Dónde está el juez? Decidle que se ahorque.”, p.36.

       Aristófanes da la vuelta al asunto, convierte, a través del personaje de Bdelicleón, la conciencia social ortodoxa de Filocleón, en una de carnaval.

Padres e hijos 

       El vino, para los griegos, se traduce en alegría, en fiesta y optimismo. Con él se inicia esta obra. Sosias, tras su ingesta, se adormece. Éste le contará a Xantias que la afición a la bebida es de personas decentes, p.4. Otro elemento popular es el juego. Pero hay más, la filoheliasta (pasión, incluso vicio, por los pleitos) la sufre uno de los personajes principales, Filocleón. Su hijo lo encierra porque trata de protegerlo. Sus motivos (los argumentará) no son concebidos ni comprendidos por aquél. El padre trata de salir de la casa por activa y por pasiva. Para muestra estas palabras;

       -Xantias: “¡Oh, poderoso Poseidón!(2) ¿Quién hace tanto ruido en la chimenea? ¡Eh, tú! ¿quién eres?;

       -Filocleón: (tratando de salir por la chimenea ) Soy el humo que salgo”, p.6.

      También él pedirá socorro a sus colegas los jueces. Estos querrán protegerlo de las maquinaciones de su hijo.

       -El Corifeo: “Pondremos el grito en el cielo.”;

        -Bdelicleón: “Podéis estar  seguros de que no lo soltaré”, p.12.

       Xantias pondrá en entre aviso a su amo:

       -“están provistos de dardos (aguijones). ¿No los ves, mi amo?;

       -Bdelicleón: “Son los que en el tribunal dieron muerte a Filipo, el discípulo de Gorgias.”, p.13.

       Amenaza a las avispas:

      -“Pero, ¿no os iréis, por todos los dioses! Mirad que si no, estoy resuelto a moleros a palos sin descanso.”, p.14.

       El hijo trata de convencer al padre, con persuasión, pero también con lógica y dialéctica. Argumentan, luego de llamarle esclavo de los políticos, que su trabajo no está lo suficientemente bien pagado, y que, a fin de cuentas, lleva a cabo una labor sucia que beneficia a los poderosos. Esto parece que lo hará, no sólo reflexionar, sino reaccionar.

         -Filocleón: “¡Esclavo yo! Yo, que mando a todo el mundo;

       -Bdelicleón: “No lo creas; te haces la ilusión de que mandas, y eres un esclavo; y si no, dime, padre:¿qué provechos obtienes de las recaudaciones que le procuras a Grecia?”, p.15.

       Decide soltarlo, una vez que es consciente de que su padre ha entrado en razón, no para reconocer su error, sí para conversar racionalmente, para dialogar con ánimo constructivo. El hijo, con gran habilidad discursiva, va consiguiendo su propósito. El padre confiesa que no cumple lo que promete, incluso hace apología sofística:

      -“Cuando muere un padre disponiendo con quién ha de casarse su hija y única heredera, nosotros hacemos caso omiso del testamento y de la conchita (se cubría el sello con la valva de un molusco para conservarlo mejor) que con tanta gravedad cubre sus sellos, y entregamos la hija a quien ha sabido ganarnos con sus súplicas.”, p.17.

       Bdelicleón, cuando ve a su padre titubear, flaquear, dudar de sí mismo, se apiada de verlo en tal estado y le demuestra su afecto:

       -“Esos intrigantes, cuando cobran miedo, os dan la Eubea (una gran isla) y prometen distribuir cincuenta celemines, y esos con mil molestias, midiéndolos uno por uno y exigiéndote, previa justificación, de no ser extranjero. Ahí tienes por qué te tengo encerrado siempre, con el deseo de ser yo mismo el que te mantenga y librarte de insolentes burlas.”.

       -El Corifeo: “Ahora me parece que tú tienes sobrada razón”.

       -El primer Semicoro: “(A Filocleón) Cede, cede a sus consejos, colega y contemporáneo nuestro; no seas obstinado ni hagas alarde de tenacidad inflexible. ¡Ojalá tuviera yo un pariente o amigo que así me aconsejase!”, p.20.

       También el coro ha sido persuadido. Al padre le dice el hijo que ejerza de juez y sentencie, pero con el personal doméstico. A duras penas aceptará. Incluso cambiará su aspecto. Todo en él será menos rígido. Más natural. 

Teatro

   El simbolismo y los tropos son continuos, así pues, sus interpretaciones son obligadas; paquidermos, corderos, cuervos, avispas… Ejemplo;

       -Sosias: "aquel maldito paquidermo tenía una balanza en la cual pesaba grasa de buey";

      -Xantias: “¡Maldición! Es la Hélade; quiere despedazar a nuestro pueblo”.

       Las aves suelen representar personas; 

       -Sosias: “A su lado creí distinguir a Teoro (un protegido del político Cleón), sentado en el suelo con cabeza de cuervo, y además a Alcibíades, que me dijo tartajeando: ‘Mira, Teolo tiene cabeza de cuervo’”, p.3.

       Los personajes, en este caso los criados, se dirigen al público:

       -“quiero explicar el asunto a los espectadores”, p.4.

       Por lo tanto, no debe quedar lugar para las dudas en cuanto a las interpretaciones de lo simbólico. Otro elemento son los tópicos (refranes, sentencias, proverbios, etc.) y las ironías y el humor. El coro a Bdelicleón, quien se queja de la agresividad de las avispas:

       -“aún no está el perejil en la calle (no haber empezado a sufrir lo peor)”, p.14. Filocleón a su hijo:

       -“¿No te acuerdas de cuando te sorprendí robando uvas y te até a un olivo y te vapuleé hasta el punto de que daba gloria verte? –este tono recuerda un poco el poema de Rodrigo García(3)Agamenón-“, p.13.

       Son muy habituales las metáforas:

       -“le obligaré a morderse su propio corazón”, le dice el corifeo a Filocleón, en referencia a su hijo, p.11. El coro va cediendo a la determinación de Bdelicleón:

       -“No lo hubiéramos conseguido tan fácilmente si hubiesen comido versos de Filocles (poeta clásico; sus versos eran muy duros)”, p.14. El padre siempre ha presumido de su labor de juez;

       -“Mi poder es igual, igual al del  padre de los dioses, pues hablan de mí como del propio Zeus”. “Si mi mujer no me da pronto la torta, tengo este quita pesares (el salario; que, según su hijo no estaba a la altura), muralla en que se estrellan todos los dardos”, p.18: pero, lo que son las cosas, después entrará por el aro que su hijo le muestre, y en un a parte ya será un hombre nuevo:

       -¡Mirad cómo se cumplen las predicciones! Yo había oído decir, en efecto, que un día los atenienses administrarían justicia en su propia casa y construirían en el vestíbulo un pequeño tribunal”, p.22.

       El segundo semicoro (avispas, jueces) reconoce que les es fácil procurarse la subsistencia, pues pican al primero que se presenta, pero denuncian…

       -“hay entre nosotros zánganos desprovistos de aguijón, que se comen sin trabajar el fruto de nuestros afanes […] es doloroso, ciudadanos, que quien nunca peleó […] se apodere de nuestro salario”. 

Reflexiones finales

       Son dos los temas esenciales. Uno, el de padre-hijo, la relación entre Filocleón y Bdelicleón. Éste ha tratado en todo momento de proteger a su padre, quien, terco en sus ideas, no daba su brazo a torcer y puso las cosas muy difíciles. Para Bdelicleón su padre es un esclavo de los políticos (segundo tema principal). Es pagado con una miseria de sueldo (tres óbolos), teniendo en cuenta los beneficios no solo económicos, que aquellos obtenían. La responsabilidad de los magistrados en aquella época era importante. Humor, ironía, crítica, soslayada unas veces, pero clara y directa otras, al poder establecido.

(1)http://www.edu.mec.gub.uy/biblioteca_digital/libros/a/Aristofanes%20%20Las%20avispas.pdf (nota: los datos numerados no coinciden con el texto de este enlace porque el original ya no existe actualmente, pero bueno, puede servir de referencia, en el que aportamos ahora o en otros, o incluso en algún libro).

(2)En la obra se hace mención a muchos personajes y asuntos mitológicos; algunos: Heracles, Asclepios, Zeus, Apolo, Coribantes, Delfos, Ulises, Ítaca, Artemis…

(3) Rodrigo García. Agamenón. Volví del Supermercado y le di una Paliza a mi Hijo. Premio UBÚ 2004.



poessía








No hay comentarios: