"Cuando pronuncias, piensas, intuyes o escribes "Jesús", te quitas de un tirón a los demonios de encima". Para comprender bien esto, te recomendamos leer (y ver el vídeo):




"Nuestra búsqueda de la verdad es constante, por etapas, y el inconformismo e imperfección humanos nos deja cerca de una realidad: lo que hoy damos por bueno, tal vez mañana lo eliminemos, de este sitio y de nuestros principios"

Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sri Lanka, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam...


COLABORACIÓN MUTUA

Podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.

La patria que me acoge es el silencio

La patria que me rodea nace desde lo que no me rodea: 
mi ser, el existir, esa naturaleza 
es de descripción imposible, mucho menos con palabras. 

La patria que me circunda es la casa donde habito, 
la gata que me acompaña, los seres a quienes quiero, 
la gente que veo a diario en el barrio donde vivo. 

La patria que me permite pisar sus calles, su ciudad,
lugar donde me muevo, donde compro el pan y el vino, 
donde paseo hacia los trenes (la estación), donde me tomo un café
y una cerveza a gusto y en familia. 

La patria, en menor medida ya, en que puedo expandirme, 
viajar en Metro, en autobús o en tren de cercanías; 
la que me muestra la vida en todo su esplendor, 
la miseria, la alegría, la juventud, la fiesta y el bullicio, 
y a la humanidad urbana y cosmopolita, y el progreso 
técnico y tecnológico, y por desgracia también 
la globalización y el nuevo orden mundial: Madrid. 

Reminiscencias de patria: allí me identifico
con su historia y su paisaje, la idiosincrasia de sus gentes, 
y puedo comunicarme en español, y puedo comprender
el amor a una tierra, la que piso: España.

No es patria (un poco, en todo caso, por simpatía) Italia, 
ni Palestina, ni Ecuador, ni México, ni Egipto, 
ni Portugal, y mucho menos eso que llaman CE
y muchísimo menos los nuevos proyectos mundiales, 
sionistas y genocidas.

Lo que llamo patria no es mi patria, tan solo es un símbolo. 
Todo son símbolos, un nombre, una bandera, el color de una camisa, 
un himno, escribir un poema o una novela, la palabra hablada 
(un insulto, los conceptos: solidaridad, rey, valor, 
egoísmo, amor, libertad...). Nada es nuestro, todo 
nos viene de fuera. Lo verdadero es la existencia, 
pero decir que es nuestra supone redundancia.

La patria que me acoge es el silencio.




poessía

No hay comentarios: