Sentencia:


"Cuando pronuncias, piensas, intuyes o escribes "JesuCristo", te quitas de un tirón a los demonios de encima". Para comprender bien esto, te recomendamos leer:


"Nuestra búsqueda de la verdad es constante, por etapas, y el inconformismo e imperfección humanos nos deja cerca de una realidad: lo que hoy damos por bueno, tal vez mañana lo eliminemos, de este sitio y de nuestros principios"

Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sri Lanka, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam...


COLABORACIÓN MUTUA

Podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.




La nada


-Yin: amigo, ¿crees que alguien puede saber a ciencia cierta qué existía en el principio de los tiempos?

-Yang: qué existía o qué era, o qué había. Verbos que en español utilizamos para significar diferentes ideas.

-Yin: ¿la palabra, oral y escrita, complica las cosas y en el fondo todo es más simple?... En "El Libro Egipcio de los Muertos"(*) se dice que Ptah es el creador del universo, que "ha creado todo lo que existe"; que antes de él "no existía el ser ni existía el no-ser"

-Yang: eso último "tiene miga". Te diré algo: acaso el ser humano lo único que pueda aseverar sea sus propias interpretaciones. Muchas veces decidimos que algo es o deja de ser de cierta manera.

-Yan: quizá tengas razón. Cuando queremos interpretar al pie de la letra, en el caso de lo leído en El Libro Egipcio..., lo de que nada existía, ni seres ni no-seres, tal vez quepa la siguiente inspiración: entonces, Ptah tampoco existía.

-Yang: ¡explícate amigote!

-Me explico. Un ser es toda criatura o toda cosa sobre la que podamos deducir que existe: una roca, una montaña, una persona, un árbol... Un no-ser (lo que no es) supone lo contrario, en buena lógica. Ahora bien, si tenemos en cuenta tu comentario de antes, que sea, no garantiza que exista, pues estamos ante conjugaciones diferentes. Tal vez sea en una realidad desconocida por nosotros, o tal vez exista en otra dimensión espacial o imperceptible a nuestros cinco sentidos. No obstante, cabe otra incógnita más. Pronunciar (o pensar) "el no ser" o "el ser", connota una determinación, pues se especifica un "el", general, universal si se prefiere, pero se fija una entidad. Siendo así las cosas, se abre la idea de una contradicción. 

-Yang: ¿a dónde quieres ir a parar?

-No lo sé, pero habrá que argumentar sobre ello.

-Yang: ¡pues adelante!

-Yin: veamos, pues. La negación "no", en el concepto "el no ser" podría comprenderse como una incoherencia (¿cómo entender que no es cuando se detalla un "el"?) , salvo que al expresar "el no ser" lo que en realidad queramos, solapadamente, decir es: "el imaginario no ser". La no existencia puede comprenderse como una imaginación o como una ilusión, dado que si algo no existe no podemos saberlo, lo inferimos contrastándolo con otro algo que sí existe (desde distintos puntos de vista, subjetivo o/y objetivo). En estos casos lo mejor es ejemplificar: si digo que una caja de bombones roja no existe en un ahora, es porque lo contrasto con otras cajas no rojas o con ninguna. En todo caso, no existe porque no la veo, no necesariamente porque no exista, en un ahora o en un espacio, pues podría estar allí (o en otro lugar) y yo no verla por algún motivo que en estos momentos se me escapa. 

-En cuanto a la cuestión del ser y el no-ser en un hipotético principio del mundo, también se antoja absurda la idea. ¿Cuántas veces hemos oído aquello de: "Dios creó el mundo desde la nada". Si se encontraba en la nada, ello sugiere, sin lugar a dudas, que dicha nada era algo, pues no puedes estar en un sitio y al mismo tiempo no estar por el hecho de ser (o no ser) nada. 

-Yang: pero Yin, ¿no será todo, en el fondo, juegos de palabras? 

-Ying: precisamente. Lo que ocurre es que "la palabra" es muy influyente en el pensamiento. La palabra se acerca (o se aleja) a la realidad del mundo, pero nunca puede ser dicha realidad, más bien se trata de metáforas, de símbolos, de aproximaciones, de teatro, de ensueño, y muchas veces de engaño.

-Yang: ¿quieres decir que lo que denominamos nada bien podría ser algo, pero en otra magnitud desconocida?

-Yin: nunca mejor dicho.

-Yang: entonces, ¿por qué utilizar un lenguaje equívoco?

-Yin: quizá lo importante no sea discernir si es más o menos ambiguo, sino tomar consciencia de la confusión implícita en la palabra (oral y escrita). Cuando llegamos a este punto, todo es más fácil de penetrar, y es el momento de hacer uso de otra inteligencia humana: la intuición (o individualidad), que ya no precisa de palabras, de signos, de semejanzas... Ella va al grano, es un entendimiento directo e inexplicable.

-Yang: ¿nada, lo que no es ni está ni existe, equivale a algo?, ¿es lo que quieres decir y dices?, ¿"nada" se vacía del significado habitual y aceptado, para vislumbrarlo como un sinsentido?

-Yin: es lo que trato de decir. Gracias por ampliar el argumento... "Nada" formaría parte del todo. Si decimos que un perro con cabeza de canguro vuela a tres mil pies de altura todos los jueves de cada mes de junio a las siete de la mañana, dicha idea no es más verídica ni más falaz al mismo tiempo que decir que el mundo y la vida, tal como la conocemos, fue creada desde la nada.

-Yang: ok, Yin, pero, así las cosas, ¿qué entiendes por "todo"?

-Yin: buena observación amigo, pero ese ya es tema para otro ocasión. Si no te importa, es tarde y tengo que retirarme. Ya seguimos...




(*) EL LIBRO EGIPCIO DE LOS MUERTOS. Versión de Albert Champdor. Edaf, 2014,




poessía


Por naturaleza




Las hormigas no obedecen 
a otras hormigas o jefes. 
(Los animales intuyen; 
así pues, poseen alma). 

Abejas y arañas, se valen por sí mismas, 
son auto-suficientes. 
(Símbolos de libertad).

Los insectos también duermen. 
(Los animales también sueñan). 

El sabio Aristóteles(*) 
desconocía que los gatos 
duran más de seis años, 
y que los delfines dormitan
con un hemisferio cerebral activo 
y otro desconectado. 
(Ni lo podía saber todo 
ni falta que le hacía).

El ser humano es bueno, 
por naturaleza, 
y salvajemente pernicioso 
a partir de artificio. 

Algunas vacas y el caballo tienen 
un hueso en el corazón. 
(Como todos los hombres).



*Historia de los animales. Aristóteles. Edición de José Vara Donado. AKAL, 1990.


poessía



¿Yo poeta?







Yo poeta?
yo tan solo escribo,
hablo de lo que vivo, 
plasmo mis sentimientos en el papel.

Yo poeta?
yo tan solo digo,
que el mundo es un lugar injusto,
mientras sigan mandando los mismos.

Y dices que soy poeta?
tan solo digo lo que pienso,
tan solo pienso lo que digo,
tan solo juego con las palabras.

Te crees que soy un poeta?
mi mejor poema es mi vida,
que se cure mi herida,
salir de este lugar para siempre.




(publicado con el permiso del autor: Aitor)


Renacer




Un anciano es el hijo de sí mismo, 
y es nieto de su infancia.
Un hijo, de su futuro, es padre,
y es hijo de su pasado.
Un niño es el padre de un doncel, 
y abuelo de su futuro.

Los antiguos egipcios(*) concebían,
de manera simbólica,
otra evolución humana.
El hombre renace,
se transforma y crece, como hombre,
y se convierte en niño, en cada cambio.
Crecer supone ser el hijo (en el presente,
quien nace de una madre) del pasado.





(*) EL LIBRO EGIPCIO DE LOS MUERTOS. Versión y notas de ALBERT CHAMPDOR. Edaf, 2014, p.38 (HORUS).





poessía



Un andén, un viaje y una meditación




Una animada sombra frágil
respira, quieta y vibrante,
como una enraizada hoja en la rama,
y espera a que un viento sople 
con ahínco a ras de superficie,
y lleve sueños hacia espacios
donde el miedo no exista.

Si en el tren está el mundo,
mis ojos son espías
de aconteceres noctívagos,
y del azar de un viaje o arteria
móvil o molécula urbana:
deshumanización del hombre
al servicio del globo.

La existencia es muy corta, 
pero no acaba aquí.
Es tan breve, que un vértigo anuncia
que el pensamiento equivale
a la velocidad del tiempo-luz.
Un temblor en la tráquea incide
sobre mi mente celular.
Cada segundo es un vuelo
cuyo destino es otro instante.
Despegas y aterrizas 
semiinconscientemente,
y el ahora pasa como espacio-superficie,
donde la vida es el tiempo
engañoso (muy corta),
pero no acaba aquí,
sino en el ciclo verdadero
o gran respuesta que aguarda
a la gran pregunta humana.




poessía











Capitel con salamandras en doble columna. Castillo de San Jorge en Lisboa


Capitel con salamandras en doble columna
Castillo de San Jorge en Lisboa







La primera impresión fue: "parecen salamandras, o salamanquesas". El caso es que no se distinguen con nitidez, o con menos de la deseada. Nos llevamos la imagen fotografiada y, ya en frío, nos dimos cuenta de cierta ambigüedad, pues, aunque se trate de los conocidos anfibios, quizá simbolizase algún significado oculto, ya que se intuían ciertos rasgos humanos en las formas. Cuando se tira del hilo, se desenreda la madeja. Apenas hemos ahondado en el asunto de la indagación y se han recogido más frutos de los esperados. La construcción original del Castillo de San Jorge data del siglo V, obra visigoda, pero nos centraremos exclusivamente en el detalle señalado.


Algunas peculiaridades

      -Según Isidoro de Sevilla, las salamandras podían empozoñar las aguas y secar (pudrir) los árboles frutales -es de suponer que por la toxicidad de la piel del reptil-.   
        
     -Leonardo Da Vinci dijo que estos animales se alimentaban de fuego -te preguntas, ¿literalmente?-.

      -En alquimia, este bicho simboliza el espíritu del fuego, y lleva implícita su esencia -lo cual parece tener sentido-.

       -Lo siguiente lo escribimos de manera literal: "En las Plegarias y Meditaciones de la Madre, existe un curioso texto de sorprendentes resonancias alquímicas fechado el 27 de Marzo de 1917 y titulado Comunicación dialogada recibida durante la meditación en el que la salamandra aparece como símbolo de la luz: es el rayo que enciende el fuego en el corazón y que constantemente renace en ese fuego (C.W.M.I, 353)". 

       -En "Macbeth" de Shakespeare, el brebaje de "ojo de salamandra" era eficaz, contra algún mal, en brujería.

       -La salamandra puede aparecer en el tarot, amuletos, pinturas, grabados..., por sus características mágicas -y en la terraza de mi casa, ¿o era una salamanquesa?-.

       -Como anfibio, está relacionado también con el agua y la tierra, no solo con el fuego -esto es una obviedad, pero habría que añadir otra identificación más, para cerrar el círculo alquímico: la de ave rodeada de fuego (en heráldica especialmente)-.

    -Para Agustín de Hipona, era símbolo del condenado que, sin consumirse, sufriría el castigo del fuego eterno.

       -En definitiva, hay quienes lo han considerado animal malévolo y nocivo; otros, todo lo contrario.


Simbolismo

       Es sorprendente todo lo que puede simbolizar esta pequeña criatura, a la que se atribuyen cualidades fantásticas, y que como mucho alcanza un tamaño máximo de veinticinco (treinta en casos excepcionales y si es hembra) centímetros de longitud. Es mitad lagarto y mitad dragón -en negrita aquellos términos y/o conceptos que nos parecen más significativos-. Simboliza el elemento alquímico "fuego", tal vez por eso también se le atribuye valor, pasión, destrucción (desde la indestructibilidad), fortaleza, verano y el calor del medio día.

       En otro sentido, pero sintonizando con esa fogosidad, personifica purificación, porque regenera, y en cierto sentido, fe; inicio vital, creación o creatividad, en el sentido de renovación; cambio: éxito tras una adversidad; movimiento, si tenemos en cuenta el baile hipnótico de las llamas (en cierta armonía con una energía espiritual ascendente: alma virtuosa que sale indemne de las flamas). Otros valores (posiblemente complementarios): frialdad, racionalidad, castidad...

       Para finalizar, imágenes complejas, de naturalezas en simbiosis y también monstruosas: reptil-perro (a veces, alado), anfibio-ave (a menudo entre llamas), salamandra-puerco, incluso saurio-humano.




FUENTES DE INFORMACIÓN



-El Libro Ilustrado de Signos y Símbolos. Miranda Bruce-Mitford. Editorial Diana. México, 1997. 


  






poessía





   

Una Exposición de Arte Contemporáneo en Lisboa. Museu Calouste Gulbenkian







(Lisboa: mimos cerca del Arco da Rua Augusta) 



Una Exposición de Arte Contemporáneo en Lisboa. 
Museu Calouste Gulbenkian




Lo que sigue no pretende ser un análisis académico-artístico-crítico. Son impresiones sobre la marcha de alguien que entra en un museo de arte contemporáneo (desde finales del XIX y hasta nuestros días), toma notas y luego ordena una selección de obras(1).



      Al entrar a través de una puerta acristalada en el Museu Calouste Gulbenkian de Lisboa, te "enfrentas" a enormes conejos -en algunas culturas precolombinas este animal simboliza lo lunar y femenino- Esta obra de António Dacosta también muestra relojes, o sea, tiempos lineales (aunque quizá no del todo así). Artefactos no tan blandos como los dalinianos, pero sí aparentes, subjetivos, oníricos y un poco imposibles... Resumiendo: "Ella o recuerdo de la Madre remotísima, junto al límite mental humano".




       Lo siguiente captado es "Antítese da calma". Pasamos de la serenidad lunática de esos mamíferos orejudos a otra obra que recuerda a Picasso. Nos fijamos en detalles. Un león humanizado, un ave, un gato, otro ave (un gallo). Una imagen de lesbianismo. También dos, aparentemente, cisnes, o sierpes, pero que en realidad son una fuente (es lo que simboliza y lo descubrimos más tarde, en avanzada etapa del recorrido). Un buitre que pica una bola de luz que sostiene un animal-humano. Cerdos que llevan insectos. La letra "T" (Tau, del alfabeto griego; en consonancia con la idea de la cruz cristiana) -este símbolo es una constante en la exposición-. Dibujos con cabezas de buitres. Torres, también dibujadas, de catedrales góticas. Cabezas puerco-humanas. Desnudos. Un tronco con sus ramas, o unos surrealistas columna y capitel,  y de ellas salen frutos, animales y hombres; y una mujer que, como sólido pilar, a todos soporta: ¿la semidiosa madre?


       
(esto solo es un fragmento)

       Seguimos con la ruta espontánea, a veces ordenada y a veces caótica: felinos con detalles antropomorfos se anteponen a dos contrincantes: uno de ellos hunde su sable sobre el pecho del otro, en la obra: "Um cáo e outras coisas".  




       La siguiente "puerta" que se abre es la de Adolfo Casais Monteiro y "Europa" (la portada de un libro suyo). Un dibujo que muestra a una madre en posición semi-sentada, con los pechos desnudos; a sus pies, un niño echado boca abajo, pero con la cabeza vuelta hacia el espectador. En realidad es una imagen que se recoge de un libro, que está en una vitrina, en la sala "Antonio Dacosta".


adolfo, parejas, critica, europa, el humanismo, la literatura, Monteiro, profesor




       Un paseo más adelante... Alguien se encuentra en pleno bosque, rodeado de altos árboles desnudos, también se advierten dragones...

       Inciso "obligado": en un espacio intermedio de la sala hay seis losas superpuestas, y el conjunto semeja el casco de un barco. Son de color azafranado, similar al de un pequeño canto rodado que hallamos en el puerto de la capital portuguesa. José Eliseu(2), escultor portugués, nos aclara que se trata de "arenito" o "areia" o "grês de Silves", y la pequeña piedra simplemente arcilla erosionada por las corriente marinas tras el paso de, quién sabe, tal vez cientos de miles o millones de años.

     También nos recomienda pararnos frente a un óleo de su amiga Graca Morais pintado en 1978 y titulado "A Magia na Caça". Como somos obedientes y educados, le hacemos caso y nos encaminamos unos metros más allá. En él se ven conejos o liebres (de nuevo los animales misteriosos), perros cazadores, un "sin rostro" vestido de negro, una chistera enorme, arcos y flechas; un, tal vez, autorretrato, más el rostro de un payaso (en el lado derecho) y otra cara que nos observa. Todo con un fondo-ambiente medieval. El siguiente vídeo muestra una interesante colección de esta artista, y el cuadro comentado con anterioridad se puede apreciar en el minuto capicúa 3:23:




       A continuación nos paramos frente a una técnica de pastel seco sobre papel, para valorar ciertos detalles: insectos, abejas en pura transmutación hacia criaturas extrañas que recuerdan "fantasías animadas de ayer y hoy", por así decir; los famosos aliens cinematográficos. Talento, no obstante, del dibujante Jorge Castanho (1961): "Sem título", 2014.





        De nuevo la actividad cinegética, donde aparecen, un perro, enormes cangrejos rojos de río, un diablo peludo con dos azadas a modo de cuernos y otro en lo alto de un otero... Es un óleo sobre tela titulado. "English Landscape with a Disruptive Gene (Paisaje Inglés con Gen Disruptivo(3))", de 1987, y elaborado por Steven Campbell (1954-2007).





       Seguimos el paseo por el gran salón, y nos sorprende un conjunto grande de cartones, pintados con tinta acrílica por Paula Rego: "Proles Wall" (1984). Lo que se ve son falos, rabos de entes zoo-antropomorfas (parangonables con penes erectos). Casi todo en esta obra, por no decir la totalidad de elementos, se atiesa: tijeras, cuernos, orejas, troncos humanos espigados, ratas, canes, roedores, batracios personificados, patos con picos prolongados, hormigas y sus antenas extremas, incluso cables y micrófonos; y cómo no, duendes o diablillos.



Proles



       Unos pasos más allá quedamos situados frente a: "Brianca Festa do Espíritu Santo", con autorretrato. Es un óleo sobre lienzo realizado en 1991-92 por el artista Julio Pomar (1926). Se trata de dos cabezas de toro. Es una pintura abstracta y muy colorida: círculos, tonalidades naranja, carmesí, grises, negras... Hay una mano que empuña un arma corta blanca, y también podemos contemplar la faz de un anciano (autorretrato).






       Casi sin respiro, pero con ilusión y entusiasmo, llegamos hasta otra creación. En esta ocasión se trata de un muy tornasolado ángel alado (con alas azules), que mira al espectador; pelirrojo y vestido con túnica verde billar. También hay un símbolo explícito, un punto rojo en el centro de una circunferencia nívea, y en medio de la pechera de la camisola. A su espalda, a un lado, pasivamente, agachado boca abajo, una aberración o potro-humano verdoso. En la parte inferior del cuadro sobresale la testa de un perro. El fondo de la tela es bermellón, como el cabello del querubín; asimismo, blanco; y el firme es rosa palo... Pintado por Dacosta; "A Caça ao Anjo", 1984. 






       Un arco, una copa..., una figura fantasmal en el fondo de la imagen, con cabeza extraordinariamente desarrollada (recuerda a los aliens del cine estadounidense). Una serpiente atezada, o una figura que lo aparenta, acaso amenaza al espectro. La tinta acrílica sobre paño lleva por título, "O Cálice" (el que se aprecia arriba y a la derecha), 1986.



 



       Ahora... Una columna de mármol, y una sombra o imagen fantasmagórica, ataviada con una capa oscura lee un libro mayúsculo, del cual descuella una cinta roja separadora. A otro lado, y una vez más, una cabeza cuasi calavera. También sin encabezamiento (1986). Otro acrílico, perteneciente a la Col. Familia Dacosta... Este vídeo que sigue contiene imágenes de algunas obras, pero no de la reseñada en este párrafo.







       Siguiendo con el itinerario... Frente a nos una bailarina (cromada en grises), o tal vez esté atada (con cintas rojas y blancas), con los brazos extendidos hacia arriba. En otro espacio, un toro la observa de cerca, podríamos decir que la acecha. En la base de la tela y a la izquierda, lo que simula un fuego (si realizamos un esfuerzo imaginativo), pero manchado con beis, morado, etc., y no rojizos y amarillos, propios de las llamas... Nombrado: "O touro e a Dangarina", de 1986. Es un gouache (acuarela) sobre contraplacado y cartón. Propiedad de la Colección de Miriam Rewald Dacosta.




       De una mujer a otra: ésta con la cabeza cubierta por un pañuelo de tonalidades pasteles. Encadenada de manos, con los brazos abiertos, y sentada. En la zona superior, a la derecha, una visión espectral diseminada, carmesí, acechante. Sobresale un signo o símbolo (que puede verse en la imagen a continuación)... "Pressagio", 1984. Acrílico. Otra obra de António Dacosta.






       Seguimos... Sobre una barra vertical gris, una máscara de lobo, y una cabeza de conejo (otra más). A la izquierda, el rostro de un chaval que lo circunda un aura (asemeja una escafandra). En el centro del cuadro una flor... Se titula, "A Flor, a Máscara e Eu Adolescente", 1987. Acrílico, y pertenece a la Col. Familia Dacosta.





       El apacible viaje por esta "cueva de los misterios" nos acerca a otra "pintura rupestre". Son calaveras de reses (¿sagradas, simbolismo oculto?)... Dominio del Museu de Angra do Heroísmo. Acrílico, collage y papel vegetal sobre cartón. 


(sin imagen)


       Finalizamos el trayecto con una "T". Es un dibujo con puercos -lápiz, cera y papel-, por Bernardo Pinto de Almeida: "Estudio para Tau ou os Porcos de Issenheim", 1990, en posesión de la Col. Fundación Serralver, en el Museu de Arte Contemporáneo de Porto.



Estudo para o Tau ou os Porcos do Retu00e1bulo de Issenheim



       Como se dijo al inicio, nos hemos guiado de una manera espontánea en el recorrido por esa sala, y al final nos dimos cuenta de que hemos centrado nuestra mirada en António Dacosta. Se observó surrealismo, expresionismo y abstracción, también caricaturas, y una serie de signos, elementos y figuras especial y explícitamente simbólicas: el signo de la "T" o "Tau", la propia Cruz, aunque no la hemos tenido mucho en cuenta, tal vez por causa inconsciente, la estilización de la fuente, en esa doble figura de líneas verticales y paralelas que parecen cisnes contrapuestos; el toro, lo fantasmal, el ya mencionadísimo conejo, la mujer o madre o semidiosa, que danza, que sostiene el mundo, que amamanta, que seduce..., la columna, lo gótico, la flor, la máscara, los animales humanizados y monstruosos, los aliens, la adolescencia, los colores diseminados, pero también los vivos y naturales, el negro, los grises, ángeles, todo tipo de criaturas y animales, que habitan en bosques o en calles, calaveras, cráneos exagerados y/o deformes, y otros muchos detalles que se nos escapan... 





(1) Nota importante con respecto a las imágenes: como no pudimos fotografiar las obras, teniendo en cuenta que surgió un problema de última hora con la cámara, las hemos tomado de distintos sitios, los que a continuación se señalan:






-Una obra de Eliseu:




(3) Disruptivo: "que produce ruptura brusca", según la RAE.






poessía


         

Rótulos y disparates



Estamos rodeados de publicidad engañosa, 
de consejos inútiles, porque inútil es todo aquello 
que más tarde o temprano se convierte en inútil, 
de vídeos que ves a la derecha o la izquierda 
de tu página email, con chorradas o carteles 
o propaganda que tienes que ir evitando si andas 
por un andén de Metro, o quieto esperando un bus, 
y no digamos si abres un periódico al azar 
(de las revistas, vel loquuntur); y la televisión..., 
me lo tengo prohibido. Éste es el mundo en que vivimos, 
y no ser consciente de ello, pero realmente consciente, 
no semiinconsciente, es el fin perseguido 
por una sociedad que se retroalimenta; 
pero también devora, sobre todo los sesos.
Desaprendemos la intuición, de niños,
para aprender la cultura, para aprender a trabajar, 
para aprender a tragar mierda y más mierda, 
con tanto consumismo: fin último a que aspira 
el sistema (con minúscula, por la poca importancia 
desde un punto de vista humano).



poessía


Escribir es de cobardes



       Un escritor es una persona que escribe, y un torero alguien que torea, pero escribir es un acto de cobardía (sobre todo si se compara con lo otro). Los más valientes no escriben (no es una conclusión absoluta, obviamente), porque no necesitan terapias, afrontan la vida tal cual, sin ambages, sin artificios de soporte, sin fantasías o evasivas, asumen la cruda, bella y natural realidad.

       El mejor novelista, o el mejor poeta, vive su propia existencia, cada instante, cada día, y supera los contratiempos, los desengaños..., incluso las alegrías. Escribir es de achantados, de huidizos. El escritor se auto-engaña, porque crea mundos ilusorios, y en muchos casos espera el elogio (se confunde, ya que, el encomio sincero, es cosa rara; en la mayoría de las ocasiones quizá se trate de peloteo o similar, o algún interés oculto e innoble). La vanidad, pues, del escribidor -en el fondo, todo escritor es mediocre (queremos decir de calidad media; estar en la media; uno más entre la masa; no alguien especial; un indigente podría ser potencialmente un narrador o un poeta o un ensayista y no haberlo descubierto; y un largo etcétera), pero no ve una realidad objetiva, sino creada a su conveniencia- suele ser extrema, y ese laurel auto impuesto podría significar debilidad de carácter.

       El cobarde es frágil, busca apoyos, y cuando el autor vende libros se ampara en los lectores, quienes al mismo tiempo son su clientela. Las personas evolucionamos así: del aprendizaje al mundo del trabajo, y de éste al consumo; en este caso se trataría de los libros (en papel o en formato digital). La mayoría de las veces el leedor no es un seguidor fiel al literato (en cualquier momento otro ocupará su lugar), y sí un individuo habituado a comprar un producto muy concreto (hoy, mañana Dios dirá; característica propia del consumidor) -que conste que las excepciones existen, y dentro de ellas también se dan los casos límite: seguidores enfermizos-. 

       El escritor suele ser menos inteligente de lo que él mismo piensa (por una sencilla razón ya comentada en el segundo párrafo); si lo fuese en extremo, no escribiría jamás, pues el ser humano "supremo" -según una de las acepciones de la RAE, "Que no tiene superior en su línea"-, y teniendo en cuenta nuestro discurso acostumbrado en este blog, no lo necesita, le basta con intuir; no precisa demostrar ni demostrase nada, tan solo vive y deja vivir. Yo, que no sé si soy cobarde del todo o casi cobarde, reconozco mi cobardía, y seguiré escribiendo, porque la naturaleza humana consta de dos partes diferenciadas e inseparables: la individualidad o intuición o esencia poética o coraje silencioso y modesto, y el individualismo o ego o personalidad o vanidad o racionalidad o fondo prosaico o cobardía grandilocuente. 


poessía








Trovar


Muchas veces encriptamos el poema,
por si un Ojo Infinito nos mirase,
Jurado de los versos y Palabra Final;
pero trovar es una confesión espontánea:
un águila que rasga con sus garfas
la carne pestilente de los buitres
-personas que se ceban en las desgracias de otros
(según la Real Academia Española)-.
Trovar es cantar.
Trovar es acertar el blanco con una flecha acerada
en el dolor del corazón. Trovar, no obstante, es jugar
al juego de la oquedad, para desenterrar el mal;
al juego  de lo ambiguo, donde sí y donde no;
al juego de la razón, por la costumbre del lenguaje;
al juego de las metáforas, por pura vanidad;
al juego de los niños, o a ser feliz trovando.
Trovar es contar:
cuentos, historias, relatos, mentiras, verdades,
desesperanzas, fracasos, éxitos, confidencias,
y es contar hasta tres antes de hablar; 
y también es reflexión; y es escritura automática.
Trovar o ejercitar el hemisferio cerebral derecho.



poessía


¿Qué es Poesía?



¿Qué es Poesía?
¿Una Pregunta sin Respuesta?
¿Poesía es jugar?... ¡Juguemos!

La luz en los ojos del búho.
Un algodón de azucar
en la boca de un niño.
La palabra "Poesía".
Micifuz (1) tras un ratón.
Un trago de agua en el desierto.
Estar frente a la Gran Pirámide (2).
La voz que sale de un transistor:
¡ha terminado la guerra!
La voz que sale de un televisor:
¡El rey de España abdica!
El abrazo de una madre con su hijo.
El desinteresado amor.
Un beso con lengua y el éxtasis.
La dulzura de la muerte.
La imaginación, la fantasía,
el sueño...;
y la imitación del poeta:
persona que escribe versos
y poesía (con minúscula).

¿Qué es poesía?

"La Nana de la Cebolla" (3).
El poemario:
"La Destrucción o el Amor" (4).
Los versos de Óscar Distéfano:

"Mi gato no recuerda su nombre.
Ronronea todo el día
sobre el sofá predilecto
de mi abuela en ruinas,
y parece pensar en un nombre,
soñar en un nombre (¡hay tantos!),
y da vueltas sobre sí mismo
mordiéndose la cola.
A mi gato, a mi gato,
le duele el corazón:
no recuerda que es gato...";

y la musicalidad,
y la imaginación
al servicio del poema,
y el ingenio que se presta
a la razón y la lógica,
y la intuición como Dama Suprema,
y la belleza en las palabras
cuando éstas emulan 
lo Sublime o Belleza;
y el dolor en las sílabas
cuando éstas son gritos:
lorqueanos, machadianos, hernandianos...;
poesía es penumbra
en los ojos del águila...;

y el acervo cultural
en connivencia con el Sistema
(lo que no es poesía).



(1) Recogido del poema "Micifuz y Zapirón", de Félix María Samaniego (1745-1801).
(2) La mayor de las pirámides en el Valle de Giza.
(3) Poema célebre de Miguel Hernández (dedicado a su hijo).
(4) Poemario muy famoso, en clave de surrealismo romántico, del poeta de la Generación del 27, Vicente Aleixandre.




Rosa


Una mujer se pinta las uñas de las manos
y espera a que los campos se sequen;
mientras espera, lee las líneas de sus palmas
y entra en la Cueva de los Tayos (*)
o intimidad de sus objetos personales,
se acaricia el "sexo fémino", es decir, los labios,
y espera a que pase la espera.
Todo es rosa en el ambiente,
un suéter, las uñas de unas manos, 
el color de "un sexo", una piel, un nombre
(rebautizamos: Rosa), quietud...;
y los labios de otra mujer (quien también se
                                            [acaricia...),
que pasa, musitando el silencio.  




(*) Cueva de los Tayos: un auténtico laberinto de túneles en plena Cordillera del Cóndor, en Ecuador; según los investigadores Janos Moricz, Ruth Rodríguez Sotomayor y otros, la historia de la humanidad (alguna civilización subterránea, entre otras), sus orígenes, estaría en América del Sur, pero en un tiempo hacia atrás muy superior al admitido por el mundo académico.



poessía



Voces y ecos



Una voz: ¡los cojones de Antonio Machín!
Un eco: ¡que no te lo crees ni tú!

Una voz: ¡me voy a cagar en tu padre!
Un eco: ¡te vas a enterar!

Una voz: ¡yo no sé qué coño pasa!
Un eco: ¡no lo comprendo!

Una voz: ¡me escojono de risa!
Un eco: ¡qué gracia me hizo!

Una voz: ¡hijos de puta yanquis, la que armaron en Irak!
Un eco: ¡Estados Unidos se salta a la torera las convenciones internacionales! 

Una voz: ¡este mundo es una mierda!
Un eco: ¡el "conflicto palestino"!

Una voz: ¡orden satánico!
Un eco: ¡globalización!



poessía


Su nombre es...


Él tiene el corazón lleno de pelos, 


y las uñas de sus dedos le crecen

hacia dentro, tanto, que ya no tiene huesos, 

sino estructuras de queratina. 

Cuando habla, no exhala, sino inhala, con tal afán, 

que las plantas no crecen en su entorno. 

Si te mira fijamente, te arranca el alma a tiras, 

y ya no vuelves nunca a tu jardín de infancia. 

No tiene un nombre definido, 

es hombre-multi-nombre-mujer: [...] 






poessía