Sentencia:


"Cuando pronuncias, piensas, intuyes o escribes "JesuCristo", te quitas de un tirón a los demonios de encima". Para comprender bien esto, te recomendamos leer:


"Nuestra búsqueda de la verdad es constante, por etapas, y el inconformismo e imperfección humanos nos deja cerca de una realidad: lo que hoy damos por bueno, tal vez mañana lo eliminemos, de este sitio y de nuestros principios"

Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam...


COLABORACIÓN MUTUA

Podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.




POEMAS ANTIPÁTICOS -Introducción-




POEMAS ANTIPÁTICOS





Introducción



    Escribimos este poemario para darle rienda suelta a nuestra contemplación diaria. La calle es una casa de los espejos, y en ella nos vemos reflejados, nunca iguales, en movimientos blandos y distorsionados, en expresiones irreconocibles, en otros, incluso en cosas, y sobre todo en espacios móviles, movimientos continuos, profundos, sombríos, y a veces fulgentes. Serán retazos, encadenamientos, escrituras automáticas, desvergüenza, pluma deslenguada, etc., aunque también afectos, explícitos o velados.


  POEMAS ANTIPÁTICOS es un proyecto arquitectónico, porque tendrá cimientos, pilares, tabiques, etc., es decir, una estructura. El edificio, una vez leído el poemario de principio a fin surge (o así tendría que ser) como imagen sintética, absoluta, fija en la mente, lo cual ya no sería responsabilidad del autor, sino de la imaginación del lector. En realidad, esto es lo que suele pasar con todo tipo de lecturas, queda al final un sedimento. Escribimos esta introducción de manera contraria a como mandan los cánones, porque, desde un punto de vista académico, habría que hacerlo al final de un proceso de análisis y desarrollo, ya que se trataría, pues, de un resumen indicador de lo que viene después. Nosotros construimos la casa por el tejado (en cierto sentido); en todo caso, para cambiar este texto hay tiempo. Se vive el momento, como cuando uno se encuentra en la calle, en el mundo, lejos o relativamente alejado de la comodidad del hogar. 

  Las palabras bonitas, dulces, agradables a la vista y al oído, no forman parte de la idea principal, pero hay cabida para ellas, no obstante. Este universo prosaico que "sufrimos" -lo entrecomillamos porque hay mucho espíritu burgués implantado en la sociedad, y la auténtica angustia (tema que tiene interés, ideal para desarrollar como base para otra construcción futura), en esa idiosincrasia, es relativa- es demasiado crudo y real, tanto, que los tiempos de poemas impecables y estéticos (en el sentido más ortodoxo del concepto), para nosotros, ya han pasado, aunque no se sabe hasta cuándo, por aquello de que el mundo gira y la vida es movimiento y cambio constantes. 

    Si hay aversión es por el sistema, por sus fabricadores (o por los iniciadores hace, tal vez, cientos de miles de años, de un cambio, de la naturaleza al artificio humano), por los psicópatas que manejan los hilos, por el nuevo orden mundial ya iniciado desde hace décadas, por la globalización, por el capitalismo extremo, por los genocidios, etc., nunca por la gente de la calle: la calle es mucho más que la calle. 



poessía

Laberíntico rito

.
.
Las antenas que me quieren
brotar encuentran la estructura
craneal como su escollo,
y un Ángel de Orión*, cantado por Antonio
Vega, las estimula a repetir su tic
nervioso constante. La guitarra es un cuadro
pintado en unas horas encajadas sobre espacios
de libertad de las antenas libres.
El insecto que habita en el tiempo más distante
de avance de la cadena
humana recuerda otros tiempos,
por ejemplo, los de Arquíloco*. Todo
se encuentra instalado sobre la base de símbolos.
Hay un laberíntico rito
que en música transmuta,
y se expande por el mundo
como notas que decrecen hasta la incomprensión
que crece hasta la infinitud
que crece hasta lo abstracto que crece
hasta el escepticismo.
.
.
.
poessia
.
.
.
.
.
*Un poema de Arquíloco
*Algunos datos sobre Arquíloco; también sobre Simónides
*Ángel de Orión
.
.

No puedo decir no debo

.
.
El verano se aproxima
con su encanto, las tormentas

Salgo al campo a respirar
la humedad que por los huecos
o escondrijos de tarántulas
sobresalen como nimbos

El viento glorioso silba
y el corazón en mi pecho
silba, y un coche abandonado
rechina. Hay un sapo encubierto
bajo tierra, o entelequia

Soy el dueño de un secreto
verde, veloz y escurridizo
me lo llevo a la tumba
de mi cama, al sueño

Pasa un tren por dos vidas
paralelas e infinitas
mi casa es un tren
mi casa es paralela
a otra vida y a otro tren
infinito y paralelo

Observo las hormigas
como quien observa el mundo
las observo y me pregunto
las observo y me respondo:
no puedo decir no debo

Me aproximo al verano
para versar en los huecos
-todos mis dientes rechinan
todas mis manos crujen
tengo tantas manos
como hormigas mis ojos
como mis ojos potencias-
huecos como cabezas
de hormigas paralelas
a juicios infinitos
a intelectos agentes
.
.
.
poessia
.
.
.

CRONOS -Ana Mª Espinosa-

.
.
Montague Dawson (1895-1973). Crescent Moon. . .
.
.
.
.
La existencia es un galeón fantasma
que atraviesa el mar de niebla del tiempo,
un alma que se arrastra en las mareas
en un cuerpo deshecho entre las rocas,
para llegar inerte al puerto de la guadaña.
Con suerte, aparece el arco iris.
Alguna vez.
.
.
Con el beneplácito de la autora, Ana Mª Espinosa
del poemario PINTANDO VERSOS
.
.
.
Información:
.
.
Dejo, en relación a la mitología, a Cronos, a Hesíodo (Las cinco edades del mundo; Los trabajos y los días), algunos enlaces:
.
.